O el lado incierto de los negocios

Ingeniería Blanda


¿UN BANQUERO OPTIMISTA? DESCONFÍE

Posted on November 02, 2011 by jaime

8272_5665_30_Dinero 2

Siempre he pensado que el optimismo de un banquero es similar a la sonrisa de un geólogo. Igual de peligrosas. No porque ellos sean los peligrosos, sino por las cosas que su sonrisa implica.

Se supone que los banqueros son los más recalcitrantes escépticos de la situación, cuando de prestar plata se trata. Siempre miran la situación económica del potencial deudor de veinte ángulos distintos. Para no equivocarse y para salir bien parados de la operación crediticia. Por lo tanto, si se le aproxima un banco que lo incita a pedirle préstamo sin ningún problema y con la sonrisa en los labios, desconfíe. Mientras más cosas inentendibles del mundo financiero le explique y Ud. menos entienda y él  siga con la sonrisa en los labios, desconfíe.

Los geólogos son algo parecidos, sólo que mucho más entretenidos y no le hacen mal a nadie salvo algunos costos extras de exploración a la empresa minera en la cual trabajan. Pero no a toda la población, como los banqueros. ¡Cuando un geólogo anda sonriente, es porque cree que ha descubierto la segunda Chuquicamata, y vienen  tres en el camino!

El 2008 no hubo ningún economista que pudiera preveer la situación de crisis que se vivió. Ahora tampoco para su tranquilidad. Lean el periódico. Tres economistas y cinco opiniones. Que Europa está mal; que no está tan mal; que Grecia está como el forro; pero que a lo mejor sale adelante; que Alemania no quiere seguir gastando dinero en esos países; Francia sí; etc. Y EEUU sigue mal, con la sola diferencia que, ahora, todas las deudas son del Estado, y no de las empresas.

Todos estos vaticinios, para que sepan, se hacen de acuerdos a modelos matemáticos de predicción, que dependen de la cantidad de variables que le incorporemos. Ésto es, de la cantidad de situaciones que nos atrevemos a preveer para el futuro. Y éso lo transforman en números y ahí tienen un modelo. Y sobre ese modelo se toman decisiones importantes. El Modelo es, para que sepan, una aproximación a la realidad, pero nunca será la relidad misma que es mucho más rica.

Y por éso los modelos fallan. Y por éso los economistas no son capaces de anticipar casi nada; porque  en un mundo cada vez más complejo  la enseñanza de la Economía adolece cada vez más de enormes deficiencias en sus análisis.

Por ejemplo, la Economía es una “ciencia” que nunca ha incorporado las emociones en al actuar de los actores económicos (o sea nosotros).

Sería bueno que nos preguntáramos por qué los economistas llaman a los momentos peores de la economía “Depresión”. La Depresión también es es un estado de ánimo, no  sólo una situación objetiva, racional y perfectamente explicable.

Y creo que, históricamente, si hay alguien a quien nunca le van a importar verdaderamente las emociones de sus clientes es a los bancos. Por éso, si se le acerca uno sonriente, desconfíe.

Digo yo.

  • Share/Bookmark

Leave a Reply




↑ Top