O el lado incierto de los negocios

Ingeniería Blanda


FUNDICIÓN VENTANAS Y LAS “EXTERNALIDADES NEGATIVAS”

Posted on January 02, 2013 by jaime

Sigo con atención las discusión sobre las condiciones ambientales que ocurren en la localidad de Ventanas, Comuna de Punchuncaví, y que han salido a la luz pública a raiz de la situación de los alumnos de la Escuela La Greda. Nos topamos con una comuna que tiene uno de los parques industriales más contaminantes del País, históricamente.

En primer lugar, tenemos la larga historia de la Fundición de Ventanas. Primero en manos de la empresa estatal ENAMI y ahora en manos de CODELCO, también estatal. Esta fundición utilizó procesos altamente contaminantes durante toda su historia hasta la mitad de los 90, cuando se instaló la primera Planta De Ácido Sulfúrico para captar el SO2 proveniente de los procesos de fundición y transformarlo en Ácdo Sulfúrico. Antes de esda fecha, se usaba la tecnología antigua de hornos de reverbero y se tiraba todo el SO2 al aire. Hay que acordarse de la enorme y larga pluma de la chiminea de Ventanas que se podía observar en el horizonte al norte de la fundición todas las tardes, o la pluma de humo hacia el Este del Valle de Puchuncaví.

Pero además, la fundición trataba otros minerales como Plata y Oro proveniente de pequeños y medianos mineros, minerales que llegaban sin mayores controles – salvo la ley del mineral – y que venían con algunos contenidos tóxicos como Plomo y Arsénico o procesos iniciales altamente contaminante (uso de cianuro para el Oro y otros). Si a la gran minería le costó adaptarse medianamente a las exigencias ambientales que surgieron desde la dictación de la primera Ley de Bases del medio Ambiente, en 1994, se pueden imaginar lo que pasaba (y pasa) en la mediana y pequeña minería. Más aún ahora en que los precios del metal están altísimos y entran en funcionamiento cualquier faena minera chica sin ninguna precaución por el tema ambiental y otros, como la seguridad, por ejemplo.

Adicionalmente a la fundición, se fueron instalando otras industria como plantas termoeléctricas, terminales de petróleo, gas licuado y otros,  con procesos,  insumos y/u operaciones bastante contaminantes, como el Carbón, por ejemplo. Insumos que eran y son acopiados en grandes pilas no necesariamente encapsuladas.

Pero en la parte ambiental, en el caso que me consta de la Fundición de Ventanas, hasta la inversión en la primera planta de ácido nunca preocupó mucho a ENAMI el impacto ambiental en la localidad. Para empezar, el tema no existía hasta la dictación de la ley en 1994. Antes de  éso los procesos se hacían casi igual que a principios del S XX.

Además, ENAMI simepre planteaba como argumento para aceptar la externalidad negativa el hecho que ellos cumplían una función social muy importante al fundirle los minerales a los pequeños y medianos mineros. Pero por supuesto la función social a los pequeños mineros la hacían a costa de la salud de los habitantes locales cercanos a la Fundición.

Claro, “así se hacían las cosas”.

Pero hoy día no se puede seguir soportando más el tema.

No puede ser que la fundición de ventanas haya tomado recién medidas en el verano pasado para tapar el acopio de concentrado con lonas, a raíz del problema de contaminación en le Escuela La greda (me tocó verlo personalmente). No puede ser que varias de las empresas instaladas en la zona no cuenten con los permisos sanitarios correspondientes. No puede ser que los habitantes de la comuna no tengan ninguna compensación por el daño causado. No puede seguir vigente el argumento de la función social con los pequeños y medianos mineros a costa de la salud de otros. Si no se puede cumplir con los estándares ambientales requeridos por la pequeña y mediana minería, quiere decir que ésta no es sustentable en el corto plazo.

No hay ninguna excusa para CODELCO de no tomar todas las medidas ambientales necesarias para seguir fundiendo minerales de acuerdo a todas las normas de calidad y de emisión existentes en la ley chilena; y las demás empresas también. Pero tampoco hay ninguna excusa para que no tomen las medidas necesarias para evitar los riesgos a la salud y calidad de vida de la población aledaña, además del cumplimiento de las normas.

Me parece que la actitud más seria por parte de las autoridades ambientales sería conducir un Estudio de Línea Base Ambiental  para medir la situación actual al respecto, evaluar los daños existentes para la población y exigir las soluciones a las empresas respectivas.

Desde el punto de vista de las empresas, a mi juicio, cumplir con todos estos objetivos sería realmente el contenido verdadero de la RSE que algunas pretenden desarrollar en sus operaciones. La RSE y las externalidades negativas ambientales son incompatibles.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.




↑ Top